Proyecto Manglar Vivo

Uno de los atributos más conocidos de la isla de Cuba son sus hermosas playas y sus increíbles paisajes costeros, donde además se desarrollan actividades económicas de gran importancia para el país. Por este motivo, las cubanas y cubanos están alarmados ante el peligro de perder sus playas y costas a causa del cambio climático, principalmente al sur de las provincias Artemisa y Mayabeque. Las personas que viven en estos lugares enfrentan todos los días el riesgo de perder sus condiciones de vida, y muchas veces tienen que ser evacuadas, o dejar sus casas y mudarse tierra adentro, debido a las recurrentes inundaciones costeras asociadas a las mareas y al paso de tormentas tropicales y huracanes.

El Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) de Cuba, decidió enfrentar este problema mediante la aplicación de una medida de adaptación basada en el ecosistema (ABE): la recuperación del bosque de mangle. Los manglares constituyen una barrera natural contra los huracanes, el ascenso del nivel del mar, y el avance de la salinidad hacia los acuíferos y las tierras de cultivo; pero su salud está muy afectada debido a la fuerte explotación del recurso y a la construcción de obras civiles que alteraron su funcionamiento.

Con el compromiso de apoyar a las comunidades en la costa sur de Artemisa y Mayabeque en la aplicación de la ABE y la recuperación de sus ecosistemas costeros, y con la ayuda del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en Cuba; el CITMA presentó un proyecto al Fondo de Adaptación, con el propósito de recibir financiamiento para la rehabilitación de áreas de manglar en un tramo de 84 km entre ambas provincias, uno de los más afectados por el cambio climático. El proyecto fue aprobado por el Fondo en febrero de 2014, el acuerdo para su implementación entre el Fondo y el PNUD se firmó en marzo de ese año, y arranca oficialmente el 19 de junio de 2014, con la firma entre el PNUD y el Gobierno de Cuba.

Objetivos primordiales:

  • Aumentar la resiliencia a los efectos del cambio climático de las poblaciones que viven en la zona costera de las provincias Artemisa y Mayabeque.
  • Proteger a las comunidades costeras de los efectos de las inundaciones, la erosión y la intrusión salina.
  • Fortalecer las capacidades de los actores locales para aplicar medidas de adaptación al cambio climático, especialmente las ABE.
  • Integrar la adaptación al cambio climático y las ABE en las estrategias de desarrollo local.

Actividades del proyecto:

  • Recuperación de 7 318 ha. de manglares y áreas de bosque de ciénaga tierra adentro, por siembra directa y regeneración natural.
  • Limpieza de los canales de la zona costera para restaurar los servicios de los ecosistemas.
  • Capacitación a brigadas forestales sobre restauración de manglares.
  • Promoción del manejo integrado costero y la adaptación al cambio climático mediante actividades educativas y de sensibilización.
  • Seguimiento y protección a las labores de restauración de los manglares.
  • Capacitación al grupo de valoración económica de ambas provincias para que desarrollen estudios de costo/beneficio.